El Topo encendió la luz azul

11:56:00 a. m. Edit This 2 Comments »
Nunca pensé que seria el Topo quien prendería la luz al final de mi túnel.
Que seria el quien me diera su voz en un silencio que se tragaba mi aurora.
Aun siendo trivial, acudió a mi sin ser llamado.
Necesitaba una voz y un escudo.
Y solo tengo mi mano para que escriba vagamente lo que a este papel parece no importarle.
Pero están aquí. Para hacerme sentir mas sola.
A nadie le es tan difícil llorar como a mí. Y quiero hacerlo. Dejar de hundir un llanto en unas gotas verdaderamente tristes.
Dejar de encerrar mi cuerpo en una cama y en un anhelo.
Desde el cielo me miran decepcionados.
Y yo aunque cansada de ser siempre el orgullo, me importan hasta los muertos.
Así soy y así estoy. Así…simplemente así.
Gracias Topo.

Informe del ciclo

9:19:00 p. m. Edit This 1 Comment »
Después del acuerdo el tiempo restante se ha resumido a una extraña soledad alegre, y ajetreada a un espacio vacío lleno de un aire estremecedor de una espalda agotada.
Los arrebatos vuelven y es como si no estuvieran (desacostumbrarse), las manos ya no me tocan y esas sombras azules ya no las persigo. El pañuelo sigue allí pero ya no inunda mi gaveta de violeta.
Y al igual que en la ruta mis dimensiones siguen inertes. Ella sigue postrada en un paso y medio que cierra mis puños, mis ojos, mi boca y mi paciencia, sigue llorando ahogándome en sus lagrimas que para mi son solo gotas ridículamente tristes.
Los días pasan a noche sin atardecer, han muerto, las ganas de hacerlos, han muerto las ganas de verlos, han muerto las nubes doradas.
Entonces hoy en este día tan raramente amargo, tan agotador, tan inmune…el cielo se ruborizo, y oprimió mis sienes y mi cuello. Tanto que lo anhele aquellos días, y ahora que esta aquí mi cuerpo solo se contiene de dolor y mis labios aun solos no sonríen ni mis ojos lloran. Antes de la noche…el atardecer había llegado.