La cancion vibrante

1:13:00 p. m. Edit This 0 Comments »
Sintiendo la música tuya, hasta el viento me aterra, lo siento como mi aguacero incomodo, y los segundos estorbados de tendidos en el techo de mis pensamiento, curiosidades y mariposas de humo.
Naces y mueres conmigo, en siglos atrás que las inundaciones predeterminaron, y mundos y universos me besan, como la flor que beso mi alma, y la primavera que salvo la poesía de Adolfo, como mis fríos asiáticos patriotas y guerreros, seres del cuerpo tan curiosos todos, y otra vez las mariposas y las bailarinas de tiempo, con recuerdos blancos y delgados.
Danzas de hojas y verdes, navidad espantosa, danzas misteriosas, reveladoras, de entradas salientes, de sonrisas dolientes, y personas que aun dudan en quererte mientras que muero por amarte, en aguaceros de nuevo, suertes de diciembre, nada que valga mas la pena que tu sonriendo y yo espiando esa sonrisa que se te escapa para mi entre veces aunque no sepas.