Nuestro coral endiablado

7:12:00 p. m. Edit This 0 Comments »

Llevamos millones de años en el mismo lugar, y aunque no en las mismas circunstancias poca cosa ha cambiado en este pedazo de coral que a veces se convierte en un pedazo de infierno como lo es siempre solo que en ocasiones se adhiere a un vestido extranjero y crea ese oasis de brisas prestadas.

Entonces la cuestión se resume a que no importa el tiempo que sigamos aquí nunca estamos acostumbrados a nuestro pedazo de coral a nuestro pedazo de infierno pero siempre estaremos acostumbrados a usar ese vestido extranjero que nos queda tan cómodo y eso es lo que nos hace tan humanos e incompatibles, los seres de nuestro planeta viven para acostumbrarse a lo que según cada quien considere bueno, o al menos conveniente.

Por eso siempre seremos unos extraños en nuestra propio coral, (que mal o bien pretende ser nuestro para no pasar vergüenza) y es que hasta el día, si hasta el caluroso día de hoy y siempre seguimos quejándonos del sol del su resplandor, y sabiendo que de nada sirve seguimos creyendo que si desnudamos hasta nuestras almas este calor infernal que siempre nos arropa nos dejara en paz.

Suerte tiene aquellas tierras donde su verano dura solo tres meses y donde el infierno ni se le asoma mientras aquí con calor o no el infierno ha plantado su sucursal para trabajar todos sus aspectos. Este es mi coral, este es mi país, quiera o no, así lo quiero.